DOMUNI UNIVERSITAS

Day for Night

Toy Story 4

Toy Story 4 1 de Julio de 2019

Toy Story 4 (USA 2019)

       Hay películas que aunque parezcan estar destinadas a la infancia, en realidad están pensadas para el disfrute de los adultos, siendo un inmejorable pretexto para acompañar a los niños para verlas. A veces ni siquiera necesitamos esta coartada. Vamos con la certidumbre de que encontraremos cosas de nuestro interés, como por ejemplo en Wall-e, Up, Ratatouille, Buscando a Nemo, Monstruos S. A., Los Increíbles, Del revés y otras.   

    En esta película, los entrañables protagonistas de la saga Toy Story, esos juguetes con alma, cuya labor en el mundo y su prioridad es cuidar a su dueño (ahora Bonnie, antes fue Andy), a pesar de su miedo y sensación de abandono, o sea son unos supervivientes. Pero también generosos y solidarios, hasta el punto de adoptar a un tenedor (Forky), carne de basurero, del que se ha encaprichado la niña que es ahora la dueña del grupo.

       Está toda la familia, con el protagonismo de ese vaquero tan imaginativo, sensible y noble llamado Woody y el disparatado astronauta Buzz Lightyear. Regresa la pastora Bo Peep y hay incorporaciones como el fantástico motorista canadiense Duke Caboom. También una muñeca inquietante y sus temibles ayudantes que recuerdan a Chucky, el muñeco diabólico. La pastora sigue igual de brava y el fuego con el vaquero modélico vuelve a surgir, o quizá no se apagó nunca. Y hay sorpresas muy gratas en el desenlace.

       Ya no es una trilogía, es una tetralogía de pleno derecho. Una película entregada al sentido de la aventura, del descubrimiento. Habla de temas universales y de valores fundamentales: la amistad, el compromiso, el sacrificio, la pertenencia, la perseverancia, la firmeza en lo esencial, la resistencia. Esta condición o cualidad precisa de interioridad, de purificación y fortaleza, para existir, para no perderse uno mismo y, sobre todo, para servir a los demás. Resistir las adversidades, las situaciones difíciles de las que nadie está libre, todos somos víctimas de abusos e injusticias y, sobre todo, los más vulnerables que se llevan la peor parte. El resistente se resiste al contentamiento masivo. El resistente se resiste al dominio y a la victoria del egoísmo, a la indiferencia, al imperio de la actualidad y a la ceguera del destino, a la retórica sin palabra, al absurdo, al mal y a la injusticia.

     El film de nuevo lo hace sin engolar la voz, sino de una manera ingeniosa y maravillosa como cualquiera de las anteriores. Se adorna de una brillantez visual asombrosa, excelente, en la que las texturas, los volúmenes, la iluminación y la precisión de los movimientos de cámara alcanzan altísimas cotas.

       Película que deslumbra en su propuesta formal, y que parecería ser una excelente rúbrica final a la saga, aunque también apunta a que aún le queda camino por recorrer hasta llegar al infinito y más allá, como dice uno de sus protagonistas.

       Allá por el año 2000, o tiempo después, un grupo de niños conocidos míos seguía embelesado las aventutras de los personajes de Toy Story y su mayor ilusión era que les regalaran animales de goma o de plástico y poseían un completo zoológico al que cuidaban con amor e infinita dedicación. Pero sospecho que aquel mundo inagotable de muñecos, coches, soldaditos, chapas, canicas, peonzas, mecanos y demás artilugios pertenecen a un pasado remoto. Y ahora -ellos, que se van acercando a ser veinteañeros, y sus hermanos, que son mucho más pequeños- tienen anhelos más concentrados en videojuegos, tabletas, móviles y otros aparatos electrónicos. Y es que cada uno se divierte como quiere o puede. Pero es una pena que no aprovechen la oportunidad de conocer temas universales y valores fundamentales como tiene esta película.



« Más recientes Más antiguos »