DOMUNI UNIVERSITAS

Day for Night

EL IRLANDÉS (The Irishman, USA 2019)

EL IRLANDÉS (The Irishman, USA 2019) 11 de Diciembre de 2019

   El irlandés, dicen que es el testamento cinematográfico del italoamericano Martin Scorsese, abarrotado de talento, sobre el tenebroso y paradójicamente muy seductor universo para él de los gánsters y dura tres horas y media (209').

     Sus personajes tienen escasa fascinación pues están descritos por el guionista Steven Zaillian y por el mismo Scorsese de una manera concisa y con voluntad de realismo absoluto a lo largo de 40 años de sus vidas, más cercanos a la grisura del mundo real que a los elementos fascinantes que convienen a las ficciones y al gran espectáculo. Ni su ropa, sus casas, su expresividad o sus diálogos tienen vocación de deslumbrar, se ajustan a cómo debían de ser y parecer, sin concesiones a la mitificación. Pero en ningún momento te desentiendes de ellos y de lo que les va ocurriendo. Ocurren cosas terribles, los asesinatos están filmados de forma seca, deben de parecerse mucho a la realidad, las conversaciones entre los honorables de esa sociedad poseen giros, claves, silencios y miradas muy elocuentes, pero nunca pretenden ser brillantes.

      Al film le cuesta un poco arrancar, luego se afianza y la parte final, hablando del ocaso, la devastación física y mental así como otros temas característicos de este director, para mí es uno de los grandes desenlaces del cine de este género. Por otra parte, su ancestralmente prodigiosa cámara hace virguerías solo cuando la historia necesita esos planos. No existe barroquismo ni vértigo en la mayoría de las secuencias. Scorsese no juega nunca con el espectador, no le hace trampas para tenerlo enganchado. Se sirve de otros recursos artísticos para que no se ausente de lo que estás viendo y escuchando, como el guión no lineal y el espléndido trabajo de edición, acompañado por la escogida música popular del momento.

     En cuanto a las interpretaciones -dejando aparte el rejuvenecimiento facial digital quizá necesario pero bastante discutible-, cada vez que aparece Joe Pesci, ese actor capaz de expresar muchas cosas con gestos mínimos, emblema de la violencia y del peligro, te deja asombrado. Robert De Niro está sobrio, sugerente y perfecto en un personaje difícil. Al Pacino no  está mal, pero no alcanza el nivel de los dos anteriores. El resto del amplio reparto los acompaña perfectamente. Es curiosa la constatación de las escasas mujeres que aparecen, pero en eso parece seguir la visión mítica cinematográfica de este género, según la cual ésta fue y es cosa de hombres.

      Así pues, el presunto trabajo de despedida de Martin Scorsese -realista, complejo, excelente- ha sido a lo grande.



« Más recientes Más antiguos »