DOMUNI UNIVERSITAS

Day for Night

Cinco Batacazos y cinco éxitos de taquilla

Cinco Batacazos y cinco éxitos de taquilla 10 de Septiembre de 2018

CINCO BATACAZOS Y CINCO ÉXITOS DE TAQUILLA RECIENTES DE LAS GRANDES SUPERPRODUCCIONES

La temporada cinematográfica de estrenos de casi todos los géneros actuales en España se aproxima a su fin y los grandes blockbusters empiezan, como si de feriantes se tratara, recogen sus bártulos, las luces y los artificios y se retiran a sus despachos a hacer recuento de ganancias. En los estudios habrá ejecutivos contentos y otros no tanto cuando echen un vistazo a lo que vean, ya que, como todos los años, la batalla deja vencedores y vencidos tanto por los críticos como por la taquilla.

FRACASO | Han Solo: Una historia de Star Wars,(Solo: A Star Wars Story) de Ron Howard

Es, sin duda, la mayor decepción del verano (y, posiblemente, del año). Ha sido la película con la peor recaudación de toda la franquicia Star Wars. Una campaña de promoción poco atractiva, que no ha podido esconder los numerosos líos que hubo durante la producción (despido de Chris Miller y Phil Lord y contratación exprés de Ron Howard incluido) que terminaron reflejados en una película que existe porque cada año tiene que estrenarse algo de Star Wars y a la que le falta la misma alma y carisma que a un anodino Alden Ehrenreich, más centrado en repetir los gestos y tics de Harrison Ford que en construir su propia versión del contrabandista galáctico. FRACASO | El rascacielos, (Skyscraper), de Rawson Marshall Thurber
Este verano teníamos ración doble de Dwayne 'The Rock' Johnson al frente de dos películas que bien podrían considerarse remakes encubiertos. Por un lado, Proyecto Rampage (Rampage), adaptación a la gran pantalla del mítico videojuego de los 80 que se convertía en una nueva versión de King Kong, donde The Rock protagonizaba un bromance con un gorila gigante. La película, una descerebrada, pero disfrutable, cinta de aventuras con derroche digital, cumplió en taquilla. Sin embargo, lo más doloroso llegó con El rascacielos, el híbrido entre Jungla de cristal y El coloso en llamas que parecía que le auparía definitivamente al Olimpo del cine de acción. Sin embargo, el film se quedaba en un espectáculo descafeinado de imágenes generadas por ordenador donde el carisma de la Roca se consumía entre las llamas de un edificio repleto de villanos rutinarios y un guión lleno de tópicos, pero carente de tensión. La taquilla sólo ha dado para rescatar algunos muebles de entre los escombros.

FRACASO | Ocean´s 8, (Ocean's Eight), de Gary Ross

La Warner, en un momento en el que se encuentra falta de franquicias de éxito decidió resucitar a la cuadrilla de Ocean a golpe de marketing. En esta ocasión, los ladrones eran ladronas, un grupo multirracial de especialistas del hurto formado por la élite de la interpretación femenina hollywoodiense. Hasta aquí la cosa pintaba bien, y cuando uno ve la interesante dinámica que se crea alrededor de estas divas del Séptimo Arte, muchas de ellas con un Oscar en sus vitrinas, y cómo trabajan para el equipo, no puede sino lamentar que tengan que hacerlo con una trama tan plana y predecible. Gary Ross cumplía recuperando el aire sofisticado de la saga, pero fracasaba a la hora de dar esa chispa que sólo los genios como Soderbergh tienen. La taquilla dio beneficios, pero no como para tirar cohetes.

FRACASO | Pacific Rim: Insurrección,(Pacific Rim: Uprising), de Steven S. DeKnight

A alguna mente preclara de Hollywood se le ocurrió la fantástica idea de hacer una secuela de una película que sólo recaudó el doble de lo invertido (sinónimo de fracaso en los grandes estudios), pero que consiguió unas críticas más que decentes, en gran medida por la fantasía visual y el mimo con el que Guillermo del Toro siempre trata a sus producciones, y cargarse al cineasta mexicano para poner a un director experimentado en televisión, pero novato en cine, al que, además, le recortaron el presupuesto. Como cabía esperar, Pacific Rim: Insurrección se dió el batacazo en taquilla y se salvó de pérdidas gracias al mercado internacional. La prensa especializada, por su parte, no tuvo piedad, destacando el aspecto visual (herencia de Del Toro) pero resaltando sus enromes defectos argumentales.

FRACASO | Mentes poderosas,(The Darkest Minds), de Jennifer Yuh Nelson

Después de las experiencias de Crepúsculo, Los juegos del hambre y, en menor medida, El corredor del laberinto, parecía que la adaptación a la gran pantalla de novelas distópicas para adolescentes en filmes de acción de moderado presupuesto era un negocio seguro, hasta que Divergente primero y, ahora, Mentes poderosas, han demostrado que la gallina de los huevos de oro se ha quedado sin existencias y el público ya se ha cansado de ver jóvenes con habilidades especiales rebelándose contra la autoridad de los adultos. Posiblemente, el réquiem de este subgénero lo cante esta cinta que, a pesar de haber costado treinta y cuatro millones de dólares, no ha conseguido recaudar en todo el mundo ni lo invertido.

ÉXITO | Vengadores: Infinity War, (Avengers: Infinity War), de Joe y Anthony Russo

Fue de las primeras en adelantar su estreno a la temporada estival, pero se convirtió en la película del verano. También en la del año, porque a la impresionante cifra de recaudación -es la cuarta película más taquillera de la historia con más de dos mil millones de dólares en todo el mundo- se une la satisfacción casi unánime de crítica y público, que la consideran, de lejos, la mejor cinta del universo cinematográfico Marvel y uno de los mejores films de superhéroes de todos los tiempos, pero hay que entrar en ese universo pues de no ser así no convence. El gran acierto de los hermanos Russo fue dar a cada personaje su parcela para lucirse y desarrollarse, y hacerlo dentro de una historia épica donde el equilibrio entre drama y comedia está más conseguido que de costumbre. También hay que concederle gran parte del éxito a la aparición de, por fin, un villano a la altura: Thanos.

ÉXITO | Misión: Imposible - Fallout, (Mission: Impossible - Fallout), de Christopher McQuarrie

Esta película ha demostrado que esta franquicia es una de las sagas en mejor forma del panorama cinematográfico. Reflejo sin duda del estado de su buque insignia, Tom Cruise, que a sus 56 primaveras demuestra que ha trascendido su rol de estrella rompetaquillas para convertirse en un profesional como pocos en este mundillo. Se juega la piel (y, a veces, algo más) en cada escena de acción para que cada entrega sea más grande, más espectacular y siga sorprendiendo al espectador (persecuciones por las calles de París y de Londres, etc.; múltiples giros argumentales en su guión, etc.). Público y crítica lo han agradecido, y es que muchos consideran que esta sexta aventura es la que más se acerca, por tensión y diversión, al inalcanzable film original. La taquilla también ha dejado claro que no se cansa del agente Ethan Hunt.

ÉXITO | Los increíbles 2, (The Incredibles 2), de Brad Bird

No llega a alcanzar al film original, todo un clásico del cine de animación, pero tampoco lo necesita. Ya es la tercera película de dibujos animados más taquillera de toda la historia y amenaza seriamente el trono que actualmente ostenta Frozen. El público tenía ganas de una nueva aventura de la familia Parr y los estudios Pixar le ha dado exactamente lo que quería: una cinta divertida, entretenida y espectacular en unas escenas de acción donde la compañía del flexo alcanza sus más altas cotas a nivel técnico. Como cabía esperar, no consigue sorprender tanto como la primera entrega, pero ni a los niños ni a sus acompañantes ha parecido importarles.

ÉXITO | Ready Player One,(Ready Player One), de Steven Spielberg

Fue el primer gran estreno en llegar (allá por marzo) y uno de los más esperados del año, pues suponía el regreso de Spielberg a la ciencia ficción (género que no tocaba desde La guerra de los mundos) con la adaptación del best seller de Ernest Clyne. En Ready Player One se notaba que el Rey Midas del cine se lo pasaba en grande autoreferenciándose y desafiando al espectador a descubrir, al igual que el protagonista de la cinta, las referencias ochenteras escondidas a lo largo de todo el metraje. Mientras tanto, se asiste a un espectáculo digital que rezuma el clásico espíritu de aventura made in Spielberg, pero que se queda sólo en eso. Por supuesto, el público no faltó a su cita con la taquilla.

ÉXITO | Jurassic World: El reino caído, (Jurassic World: Fallen Kingdom), de J.A. Bayona

Aunque la anterior entrega de la saga Parque Jurásico había demostrado que ya poco queda por exprimir de la franquicia, el trabajo de Bayona es digno de aplauso, superando satisfactoriamente el gran desafío que le hizo el imperio Spielberg. Está bien filmado, tiene algunas bellas imágenes, en varias ocasiones emplea la elipsis como todo el buen cine, utiliza efectos especiales y digitales de última tecnología, buena ambientación, interpretaciones satisfactorias (con los siempre modélicos J. Cromwell y T. Jones), etc. Todo ello con la mayoría de su equipo hispánico habitual Y es que más allá de firmar una secuela solvente que le da al público su dosis de dinosaurios para quienes les guste, ha sabido imprimir su sello de autor a una película que recupera el espíritu de aventura del film original, tiene algún toque de humor y lo combina con el cine de catástrofes y hasta del terror de casas encantadas. El público ha respondido a la propuesta y ha superado con holgura los mil millones de dólares de recaudación para situarse como la tercera cinta más taquillera del año.

 

 

 

 



Más antiguos »